En el vacío

La flor que sostiene la niña
que sostiene la flor
dentro de la niña
tiene en su centro
una niña agarrada
de la flor de su florero.

Saco la niña
de su tierra
y muere la flor
en sus manos.

Entonces se forma
una espiral de cadáveres
porque sostengo la niña
que sostenía la flor que
en su centro tenía una niña
que sostenía un florero
en el que está el mundo
donde estoy yo
como un pájaro muerto
en mis manos.

Anuncios

SIN MISERICORDIA

Mi corazón es piedra de aristas brillantes
que pateo arrastrando por autopista sin fin.
Si un día por este camino llego a algún lugar
tomaré mi corazón ya reducido por duro asfalto
y sin pesar lo lanzaré al mar haciendo 5 sapitos.

No quiero que se me tenga consideración alguna.
El que adula, ¿la quiere?, el que la da ¿la necesita?

El día que necesite corazón para divertir camino,
descenderé sin temer a mi rincón abismo cavernoso
a buscar escoger alguna piedra que brille
que limpiaré hasta que huela como nuevo.
Apesar de mi alma tener 400 años de vidas,
divierte enormemente jugar con cosas que queman;

entrego lanzando mi corazónpiedra sin misericordia
porque me cansé de no estar libre de toda culpa.

José de Ribera - Apolo
José de Ribera – Apolo

Eres oscura como la luz

“Eres oscura como la luz”

la noche pinta las calles de oro negro

la vida en contravía en una calle de un solo carril

se enloda la arena de los relojes que dan mis horas

cuando miran los monstruosos ojos cuando caigo

el juego de espejos que revela mi transformación

incauto, soy el horrible terrible minotauro

cuando las palabras se vuelven asteroides sin remedio

y las estatuas lloran por echarse a bailar

no logro ubicar en el puzzle mi lugar

no doy pie con bola no encajo soy una oquedad

no está la marca amarilla que me indique el camino

cuando la autopista lleva a ninguna parte

alimentarás a tus recuerdos sólo con tus tripas

dientes en vez de corazón quisiera haber tenido

cuando no te encuentras por ningún lugar

y tu silencio es una danza de balas que me perfora

cuando la muerte vino y sin preguntar te llevó.

 

Foto fuente: https://www.flickr.com/photos/jonathanrh/6690820353
Foto fuente: https://www.flickr.com/photos/jonathanrh/6690820353

PRIMAVERA DE ESPINAS ROTAS

Nota de colegio

Pasé toda la noche escribiendo esta carta. Obvio después de decorarla con dibujitos de estrellas y una rosa, la doblé en forma de corazón y la dejé sobre el escritorio. Hoy la guardé en el bolsillo de la falda antes de salir al colegio, haciendo un bulto incómodo del que tuve varias oportunidades de librarme, entre clases o incluso en el recreo, pero decidí mejor entregársela a David Henao a la salida.

A David lo conocí hace poco, entró al colegio hace un par de meses, por un intercambio entre familias de colegios. Desde el primer día en el salón me notó. Aunque no lo culpo, lo vi mirarme a la profundidad de los ojos detrás (anteriores) de mis ojos, “como si hubiera encontrado adentro de mi cuerpo en el abismo de mi mirada, un diamante loco que acelera mi alma”. Yo le mantuve la mirada con la fuerza de la suya y “formamos un puente”. Te lo estoy contando como él me lo escribió tiempo después. A los pocos días obvio comenzó a hablarme, y fue fácil para él porque en el salón la gente me solía evitar e ignorar, y decía cosas feas a mi espalda. Una vez me defendió de la maldita gorda pelirroja que, apoyada por las otras asquerosas me encerraron en el baño a halarme el pelo y a gritar “perra” y “cuquifloja”. Desde ese día supe que era mío. Yo le decía que no sabía por qué eran así conmigo y que obvio no me iba a rebajar con esas envidiosas y él me creía, además porque me escribía otros poemas en los que decía que “en el planeta tierra / nada tan lleno de luz”. A mí me gustaba estar con él porque me hacía sentir acompañada y segura. Obviamente empezamos a salir. A veces le he dado besitos. Le empecé a escribir cartas hace poco. Así que hoy, a la salida, se ofreció a acompañarme cierta parte del camino. Lleva toda la semana acompañándome hasta casi llegando a mi casa porque le daba miedo mi papá, y luego tenía que devolverse para ir a su casa.

Comenzamos la caminata. Se ofreció a llevar mi maleta, igual que ayer… David es lindo y fácil como mi gato que se deja atrapar con una caja. Los pasos lentos de tontos enamorados sobre el andén de la calle 96 fueron interrumpidos por el guayacán enclavado en frente de la casa de los Pabón. “Ve, no me había fijado que el pavimento estuviera pintado de vivo color amarillo”, me dijo David sorprendido. Yo no lo noté tan sorprendente como el tono que usó al decírmelo ni su sorpresa, porque no puedo ver los colores bien, ¿cómo es que se llama eso? ¿distocismo? Bueno algo así, sino que la verdad no me fijé bien si estaba lindo o no, ni me olía rico ni nada. Me sorprendió más que, justo nos habíamos detenido donde los Pabón y quedé extrañada un poco por el fenómeno, nunca antes notado. “Me dijeron que aquí vivía un chico que se mató el año pasado, ¿no?”, me dijo David y yo salté del susto. Por un momento balblacié. “Pobrecitos los papás, ¿no?”, y yo me entristecí y le dije que Sí, que pobrecitos. “Yo los vi en televisión, en las noticias y…” seguía hablando mientras yo me acordaba de Julián Pabón.

A Julián lo conocí en el colegio, también. Hace un año, yo era la nueva y él era el mejor de la clase. Obvio que inmediatamente se fijó en mí. Lo vi mirarme y buscarme los ojitos desde que llegué, y cuando lo miraba de repente, quitaba la mirada como una ovejita asustada. Yo le encanté de una pero medio lo rechazaba porque tenía novia y pensaba que yo no me había dado cuenta. A veces siento que todo es pequeño para mí, que puedo hacer lo que quiera. Cuando le hice saber que era por la novia, al día siguiente me dijo que había terminado con ella. Un día yo vi en el colegio a esa gorda pelirroja llorándole en plena puerta del colegio, y obvio yo les pasé por el lado toda indiferente con él y lo evité más. Eso lo enloqueció, o yo no sé qué le pasó, porque sin explicaciones empezó a llamar más mi atención y a cogerme de la mano y a decirme que yo tan linda que le parara bolas. Bueno hasta que un día le pedí ayuda con una tarea, justo era en grupos y yo no conocía a nadie y las niñas me parecieron todas bobas. Todo avanzó rapidísimo, un día empezó a hacer mis tareas y yo sólo tenía que cogerlo del gancho del codo. Obvio como yo no soy fea, puedo hacer este tipo de cosas si digo o hago algo.

Obvio empezamos a salir. Por las noches me podía quedar en internet hasta tarde relajada porque, como veíamos las mismas clases, tenía todo hecho por mí. A veces sólo tenía que trascribir. Una vez nos pillaron que hicimos trampa en un examen, entonces él dijo él era el que me había copiado y el profesor que también me tenía en la buena por hacer tan bien mis tareas le creyó y de una su reputación se cayó al suelo. Ese día la dije que muy lindo lo que había hecho y me pidió un besito. Entonces le di su besito y se fue saltando a su casa. Pero toda la semana me pidió besitos y no se los quise dar todos los días porque no quería que de pronto Pablito se diera cuenta y como que Julián se enojó. Además lo estaban regañando un montón porque no era el favorito más ya. Entonces empezaron las amenazas primero en el colegio: que si lo quería o no, que si lo dejaba se mataba, y me escribía cartas con dibujos horribles de sirenas y princesas que me decían cosas como su teléfono y que lo llamara, que se iba a matar, y cómo iba a hacerlo. La verdad la verdad me medio asustó, pero obvio yo pensé que eran bobadas suyas para conseguir mi amor. Al final yo no sé cómo se consiguió mi teléfono (seguro porque se lo di a Pablito), y empezó la azaradera y me llamaba a cada rato hasta que un día le dije que No me molestes más Julián, todo lo que tienes que hacer, es hacerlo y ya y serás feliz, no hay que esperar, no hay forma de que falle, esta noche es la noche, es ahora o nunca.

… David interrumpió mis pensamientos en la esquina donde se tenía que devolver diciendo “Y bueno…”. Me devolvió la maleta y me abrazó. No es tan lambón este mancito. Le dije que pasé toda la noche escribiéndole esta carta, y me la saqué del bolsillo y se la entregué. Ahí se devolvió a la casa todo contento. Denverdad que yo nunca había pensado en los papás de Julián Pabón hasta hoy. Qué pesar de ellos tuve hoy.

 

 

DIFERENTES

Exijo una lectura lenta de mis cartas porque soy amante del suspenso.
En cambio usted quiere que le digan el día exacto para vivir con más fuerza.

Su corazón es un pájaro de papel que el alpiste no logró nunca enseñar a volar.
Mi corazón es un barco que naufraga reiteradamente por gusto al sabor del mar.

Cuando encoca las manos deja un agujero entre los dos meñiques por el cual se colaría la arena de mi alma.
Si usted me amarra un hilo para salir del laberinto, del otro lado nunca podrá terminar de tejer su alma.

Si fueramos electricidad conectaríamos. Como no, sólo nos contaminamos, pudriendo nuestros ríos,
destruyendo nuestras especies en vía de extinción, explotando cruelmente nuestras autogeografías;
igual el dolor es placentero y nos urge trastabillarnos o echarnos una mano donde el amor la necesita,

yo soy un hambriento que busca alimentarse de la carne del universo pero masticarla dieciseis veces.
Usted es como música de aguas oscuras en las que viven peces del abismo que escriben poesía acróstica.

Su corazón es un pájaro que naufraga intentando escapar de la tormenta.
Mi corazón es un barco de papel que no encalla en ningún rompecabezas.

Cuando usted cruza las piernas, su cuerpo es un rifle que dispara solamente a matar.
Las flechas de fuego que lanzo para salvar evitan herir y terminan más allá de la termósfera.

Si hicieran un compuesto químico con nosotros, seguro seríamos altamente combustible,
hiperradioactivo, que debe permanecer en bajas temperaturas, nunca bajo presión,
igual el placer es doloroso y subterráneo, como la luz del cristal que irrumpe su sonrisita
y con un dedo abre una hendija en mi cemento profundo; los dos crearíamos un paisaje terrenoso,
un microambiente hostil donde nacerían, entre las chispas, diamantes de oro azul.

by mrbjoern
photo: http://mrbjoern.deviantart.com/art/Chemistry-78830733
by mrbjoern